¿Qué son las demencias?

¿Que son las demencias?Las demencias y sus diagnósticos diferenciales son, día tras día, un motivo de consulta muy frecuente. Preguntas como “¿mi memoria está bien?”, “¿Tengo Alzheimer?” o “¿Qué puedo hacer para mejorar mi memoria?” son ahora tan comunes como consultar por el colesterol o la presión arterial.


Por: Franca Fabbro, Licenciada en Psicología. Mat: 8149. Cermed.


Se denomina demencia a un síndrome (no a una única enfermedad), secundario a una afección cerebral, que produce una declinación -generalmente progresiva- de diferentes aspectos cognitivos o conductuales de suficiente severidad para obstaculizar el funcionamiento social y/o ocupacional de la persona.

La demencia involucra a múltiples enfermedades diferentes: algunas progresivas e intratables y otras pasibles de tratamiento efectivo y, por lo tanto, reversibles.

La demencia implica el deterioro de la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria. Aunque afecta principalmente a las personas mayores, la demencia no constituye una consecuencia normal del envejecimiento.

Esta es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores en el mundo entero. Tiene un impacto físico, psicológico, social y económico en los cuidadores, las familias y la sociedad.

La Enfermedad de Alzheimer (EA) es la forma más común de demencia entre las personas mayores, es el tipo más común de demencia a nivel mundial. Afecta a 1 de cada 8 personas mayores de 65 años. La prevalencia de la enfermedad aumenta con la edad. Los principales factores de riesgo son la edad, el sexo (afecta principalmente a mujeres), antecedente de depresión, antecedente de traumatismo de cráneo y factores de riesgo vascular.

 

Principales síntomas de la Enfermedad de Alzheimer

Los principales síntomas cognitivos son:
• Dificultad para adquirir nueva información:  preguntas reiterativas, perder pertenencias, olvidar eventos o citas, perderse en lugares conocidos. Presenta un perfil amnésico.
• Dificultad para razonar o realizar tareas complejas: para entender situaciones riesgosas, administrar el dinero, para tomar decisiones, etc.
• Alteración de habilidades visuoespaciales: dificultad para reconocer caras u objetos conocidos, para encontrar objetos ubicados a simple vista, y para utilizar elementos simples o de vestirse correctamente.
• Alteraciones del lenguaje (hablado, leído o escrito): dificultad para recordar palabras de uso frecuente, errores en el discurso hablado o escrito.

Algunos de los síntomas conductuales y psicológicos son la depresión, la apatía, la ansiedad, alucinaciones y delirios.

 

Olvidos benignos y olvidos patológicos

Los olvidos benignos son los habituales, en el cual la gente olvida datos poco relevantes y conserva el recuerdo de la experiencia en sí misma. Un ejemplo sería no recordar instantáneamente el nombre de una persona a la que se está refiriendo o dónde quedaron las llaves en casa.

En cambio los olvidos patológicos refieren a aquellos en los que se deja de recordar cosas importantes, Las personas que los padecen tienen un buen recuerdo de lo antiguo, pero olvidan situaciones concretas y aparece la reiteración y la desorientacion en lugares frecuentes. En el Alzheimer es el primer síntoma. Este tipo de olvidos aparecen clínicamente como: la pérdida de objetos, la repetición de preguntas y el olvido de nombres propios. También aparece dificultad para “encontrar las palabras” y cambios en la memoria visual, espacial y verbal. A diferencia del olvido benigno, en el olvido patológico el entorno familiar de la persona afectada lo advierte y se preocupa.

 

La importancia del diagnóstico

Por lo mencionado es que resulta muy importante tener un diagnóstico apropiado, ya que éste ayudará al médico a discriminar entre enfermedades con síntomas similares a los de la demencia, incluyendo la depresión. Además, tener un diagnóstico implica la posibilidad de prescribir drogas y terapia no farmacológica para intentar retrasar la progresión de los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente y la de su familia.

 

El tratamiento y la mejora en la calidad de vida

La rehabilitación cognitiva, una dieta saludable y la actividad física podrían ayudar a enlentecer la progresión de la enfermedad. Es fundamental la prevención del estrés del cuidador y la psicoeducación del grupo familiar.

En Cermed, desde la rehabilitación cognitiva, buscamos mejorar los déficit en funciones cognitivas tales como la memoria, la atención, la percepción, el aprendizaje, la planificación y el juicio. El fin último es mejorar la calidad de vida del paciente o su habilidad para funcionar tanto en el hogar como en su comunidad.